sábado, 16 de agosto de 2008

Las Tierras sin Fin (Capítulo I - I)

Era principios de abril y en Dianis, un pueblo del norte de Saelum, se celebraría pronto la primavera. Las clases terminarían pronto para dar paso a los ensayos de los diversos espectáculos del colegio de magia de Dianis. Los cursos inferiores, en general, presentaban un conjuro de lluvia de pétalos de todos los tipos de flores de Saelum con un baile tradicional. Los cursos superiores presentaban conjuros mucho más elaborados en obras de teatro o en musicales. La fiesta de la primavera era la más importante de Dianis.
La fiesta de la primavera también se llama fiesta de la Diosa debido a la Diosa Tábila, diosa de la tierra, de la fertilidad,… de la naturaleza en sí. Según las historias, la Diosa fue la creadora de las Tierras sin Fin, que se crearon para exiliar a los dragones y demás criaturas mágicas que quedaban en Saelum tras la Gran Persecución. Se consideraban un paraíso, llenas de naturaleza y paz, estas tierras se encontraban más allá de las fronteras de Saelum protegidas por las Hadas-dragón Imperiales. A veces, este tema, esta parte de la historia de Saelum, era el tema de las obras que se representaban en la fiesta.

- Bueno, esto es todo por hoy. Nos vemos en los ensayos. Las clases comenzarán a mediados de mayo, hacia el 15. Practicad en vuestras casas y feliz fiesta de la Diosa.
Así es como se despidió Aileen de sus alumnos de 2º curso de ciencias de la curación. Después de que sus alumnos salieran de la clase se acercó a una ventana y contempló entristecida el bosque de Golmaz. Hace muchos años el padre de Aileen murió cerca de ese bosque en la fiesta de la Diosa. La gente decía que las marcas que tenía el cuerpo del hombre fueron producidas por criaturas Jalocks, pero era imposible ya que esas criaturas desaparecieron en la Gran Persecución. La madre de Aileen aún vive, pero nunca se recuperó de su pérdida.
-Pero… ¿Quién es? – dijo Aileen mientras se retiraba un mechón rojo fuego de su cara. – Está mirando hacia aquí…
Los ojos verdes de la muchacha se abrieron de par en par al darse cuenta de que la figura que divisaba cerca del bosque le estaba hablando.
- Todo irá bien, mi luz.
- No puede ser… ¿papá?
Salió corriendo del colegio y fue directa a donde se encontraba su padre, pero allí no había nadie.
- Sólo… sólo él me llamaba así…

4 comentarios:

Haakjvork dijo...

Continua.











Es que no sé qué decir, no tengo forma de agregar más palabras!

Anónimo dijo...

hola!

he estado dandole una ojeada general a tu blog y te puedo decir que compartimos el gusto por todo lo fantastico =D
me gusta el contenido central de lo que estas escribiendo y claro que me gustaria ver mas...asi que me tendras seguido por aquí

...y tb me gusto mucho lo q has puesto de los dragones, me identifico mucho con el negro y el verde (xD)

Luthien Eär dijo...

Me alegro mucho de que os guste.
Kaho, he estado ojeando tu blog y te puedo decir que no está nada mal, me gusta, sigue así :) Me daré una vuelta por allí cada día ;) Y te agrego a mi lista de blogs.

Wassersohn dijo...

Weeenas!!, ta chulo :D